En este momento estás viendo La razón secreta por la que los hombres se enojan con las mujeres por «nada»

Dime si esto te suena familiar …

Estás pasando un rato agradable con tu pareja cuando, de repente, dices o haces algo «insignificante» … nada en realidad … que desencadena una repentina oleada de resentimiento contra ti.

Tal vez, incluso,  ira absoluta.

Se enoja y excita rápidamente. Entonces, comienza a reprocharte cosas y a criticarte, mientras que tú no entiendes nada de lo que está pasando.

No es divertido.

Pero, ¿alguna vez te has detenido a preguntarte … qué está pasando realmente aquí?

Si ya hay daño o distancia dentro de una relación, tiene algún sentido. Probablemente él esté SIEMPRE a la defensiva o al límite. Pero de otro modo…

¿Por qué sucede esto a veces en una relación feliz y saludable?

Recuerdo que mi primer novio se enfadaba mucho conmigo cuando le hacía pequeñas críticas.

Luego, según me fui haciendo mayor, me di cuenta que (sorpresa …) resulta que esto es algo con lo que MUCHOS chicos lidian en un momento u otro, ¿incluido el tuyo, verdad?

¿Cómo reaccionamos, entonces,  cuando a nuestra pareja se le «disparan” estas emociones tan bruscas que no estamos preparadas para manejar?

Mi primer novio me contó que tenía un “botón”, particularmente, que se le activaba cuando yo le interrumpía en medio de decir o hacer algo, o cuando yo saltaba para estar en desacuerdo, sin escucharle realmente.

Estas cosas le hacían responder de una manera muy primaria y emocional.

En lugar de simplemente decirme: «Espera, necesito que me dejes terminar lo que te estoy diciendo  y que me escuches», se lanzaba directamente a la ira, la culpa y la frustración.

Así que lo hablamos…

Profundizando un poco en la causa de ese comportamiento, esta reacción le fue fácil de reconocer en otro momento y lugar de su vida … ¡Así es como reaccionaba cuando era NIÑO!

Cuanto más lo pensaba, más sentido tenía …

De niños, no tenemos ni idea de cómo comprender y procesar las emociones en el momento en que nos suceden.

A medida que crecemos, si todavía no hemos aprendido cómo hacerlo, las reacciones de nuestra infancia se trasladan a situaciones similares que surgen en nuestra vida adulta.

Si mamá nunca nos dejaba expresar nuestra opinión o papá nos hacía sentir que nada de lo que hacíamos era lo suficientemente bueno, seguimos reaccionando de la misma manera inmadura que cuando se crearon dichos problemas.

Cuando le pregunté a mi novio qué recuerdos le provocaban mis críticas, recordó haber sido criado por una madre que era tan controladora y crítica que, finalmente, tuvo que rebelarse y marcharse para encontrar su camino.

Pero, ahora que sabemos de dónde viene todo esto, aquí está la verdadera pregunta:

¿Qué podemos hacer para evitar estas reacciones infantiles?

IMPORTANTE: No soy psicóloga ni terapeuta, así que asegúrate de consultar con una profesional si tienes problemas graves con tu pareja. Lo que estoy compartiendo aquí es una visualización simple que a nosotros nos funcionó.

El primer paso para eliminar aquella reacción tóxica proveniente fue ser conscientes de que este botón de encendido estaba siendo presionado, primeramente,  y luego darle a «pausa» para que pudiera preguntarse qué estaba sintiendo realmente en ese momento.

Esto es enorme. La mayoría de hombres nunca se detienen a identificar lo que están sintiendo en un momento dado … Así que le puso un nombre y lo dijo en voz alta: «Me siento enojado». «Me siento frustrado.» «Me siento impotente…» Fue muy efectivo.

Luego rastreó ese sentimiento directamente en su pasado y encontró el evento de la infancia que le causó tal impresión, que realmente se le imprimió.

Revisó cómo fue su reacción entonces y reemplazó esa «huella» negativa por una más positiva: imaginó cómo hubieran sido las cosas si entonces hubiera sido capaz de reaccionar con calma, madurez, sin miedo ni dolor.

Esta reinvención, literalmente,  causó un «cambio» en su mente, cuerpo y emociones … un cambio que se tradujo en cómo respondía cuando el mismo desencadenante surgía en nuestra relación.

De repente, en lugar de enojarse por reflejo sin saber por qué, se sentía tranquilo con la comprensión…

A partir de entonces, estábamos en paz con sentirnos preparad@s.

Y así es como arreglamos nuestros problemas de pareja, cortocircuitando una destructiva espiral ascendente y reemplazándola con comprensión y conexión.

Deja una respuesta